Normativas españolas alarmas

El mundo de las alarmas es un mundo desconocido, normalmente, para la gente que no está en el mercado tal cual. En muchas ocasiones, los clientes se lanzan a proteger sus hogares o negocios con muchas dudas. Por eso, en Tecnicom no solo nos encargamos de ofrecer un tratamiento personalizado y un asesoramiento ideal, sino que también queremos que el conocimiento sea máximo. Así, queremos que el cliente conozca la normativa española de alarmas para saber cuál es el funcionamiento de este mercado en un país como España.

Como ocurre en muchísimas temáticas, muchas personas creen que pueden proteger sus negocios o viviendas con alarmas instaladas por cualquier instalador sin que éste tenga una identificación o trabaje para una empresa especializada. Por ello es vital conocer la normativa española de alarmas. De hecho, el primer paso para que un sistema de protección antirrobo sea legal debe ser instalado por una empresa de seguridad de alarmas que esté inscrita en el registro correspondiente.

Este primer paso es tan importante que genera el siguiente. Y es que esa empresa de seguridad de alarmas debe instalar materiales que hayan sido aprobados según lo establecida en el artículo 3 de la Orden INT/316/2011 del 1 de febrero. Así, la instalación de los sistemas de seguridad cumplirá a la perfección con los requisitos de la normativa de alarmas.

normativa alarmas

 

Pero, siguiendo con la instalación de alarmas, la normativa española de alarmas obliga a que la empresa de seguridad de alarmas tenga el certificado de instalación y que sean revisados todos los materiales conforme a lo que se explica tanto en el artículo 4 como en el artículo 5 de la Orden.

La normativa española de alarmas no se centra única y exclusivamente en las instalaciones o en las empresas que vayan a poner los sistemas antirrobo. España también se preocupa por las centrales receptoras de alarmas. Dicha normativa de alarmas exige que las empresas de seguridad de alarmas estén pendientes de la comunicación y que dichos empleados estén activos. Sin ir más lejos, la normativa exige que haya siempre dos operadores por turno de trabajo.

Siguiendo con la Orden INT/316/2011 del 1 de febrero, la normativa española de alarmas marca un modus operandi específico para las empresas de seguridad. Así, en el momento en el que se produzca un imprevisto y la alarma se dispare, las empresas deben comunicar de la manera más rápida posible a la Policía Nacional o al servicio de seguridad del Estado correspondiente las alarmas reales que se hayan producido.

Si tienes alguna duda sobre la normativa española para alarmas, consúltanos sin compromiso

te puede interesar