En la mente del ladrón: Cómo piensan los asaltantes de viviendas y comercios

Durante mi carrera he podido analizar el comportamiento de los atracadores y en este artículo quiero meterme en la mente del ladrón para ayudaros a conocer como actúan. De esta forma, desde Tecnicom os daremos las pautas para saber siempre cómo estar prevenidos ante posibles robos.

Normalmente, tendemos a asociar a personas sin estudios con el perfil psicológico de un ladrón. Creemos que son torpes en sus actos y quizás ‘chapuceros’. No obstante, esto no puede estar nada más allá de la realidad, ya que los delincuentes tienden cada día más a agudizar su ingenio y ser muy cuidadosos en sus asaltos. Hoy en día existen múltiples factores que pueden afectar a una persona para que se convierta en un asaltante. Puede ser una combinación social, económica o incluso psicológica la que acabe generando una forma de pensar y actuar en la persona que lo empuje a cometer este tipo de delito.

No obstante, a pesar de que cada uno puede tener sus métodos y sistemas, existe un patrón común que se encuentra en la mente de todo ladrón y en Tecnicom, tu empresa de alarmas en Valencia, te lo contamos.

Estrategia

Un asaltante nunca realizará ninguna actuación sin cerciorarse que no hay nadie en la vivienda. Normalmente suelen estudiar su objetivo y cuando se dirigen a él, si no están seguros al 100% tienden a tocar primero la puerta principal. De hecho, si no hay nadie en la casa lo más sencillo para ellos es forzar la entrada, ya sea desde la fuerza bruta o con herramientas más sutiles que anulen la cerradura.

Silencio

Uno de lo enemigos principales de un asaltante es el ruido. Es primordial para ellos actuar en silencio, lo cual les evita ser descubiertos por vecinos o personas que se encuentren cerca de la vivienda.
Sin embargo, siempre hay un nivel de ruido que no pueden evitar, sobre todo si la entrada requiere fuerza bruta como la ruptura de un cristal, forzar una cerradura de seguridad con una palanca o realizar un butrón.

Rapidez

Si hay algo que tienen claro los asaltantes es que el hecho de que tienen que entrar y salir de forma rápida, pero eficaz. No se pueden arriesgar a pasar dentro del lugar más tiempo de la cuenta, ya que podrían ser descubiertos. Por eso, lo harán todo a una velocidad pasmosa y si han estudiado su objetivo sabrán perfectamente donde se tienen que dirigir y que quieren llevarse con ellos exactamente. Si no, optarán por elementos fáciles de conseguir como los objetos digitales, susceptibles de ser vendidos, y todo lo de valor que puedan encontrar en el dormitorio, el lugar donde se suelen guardar este tipo de posesiones.

banner-tecnicom2

Oscuridad

A pesar de que también se cometen robos de día, un ladrón siempre prefiere la protección de la noche. Y es que de esta manera pueden pasar desapercibidos y actuar sin ser vistos. No hay tantos vecinos alrededor de los hogares y en las casa colindantes sus habitantes duermen, por lo que el peligro de ser descubiertos es menor.

Conseguir robos imperceptibles

Ya sabemos que los ladrones no quieren ser descubiertos, incluso a ser posible hasta bastante tiempo después del robo. Por eso, en muchas ocasiones se centran solo en los objetos de más valor, pero que suelen estar más ocultos y que no revisamos a menudo.

Como ya hemos comentado, no sabemos a ciencia cierta qué empuja a una persona a convertirse en la ladrón, pero sí sabemos como protegernos ante ellos. Teniendo claros todos los detalles de cómo actúan, lo primordial es conseguir los recursos adecuados para poder detener un asalto a nuestro hogar. Además, si lo que deseas es proteger tu negocio también afectan otros factores como lo susceptible que este sea de ser elegido por los asaltantes.

Por eso, desde Tecnicom ponemos a tu disposición toda nuestra experiencia a nivel de seguridad y podemos ofrecerte un servicio personalizado que se adapte a todas tus necesidades. Contacta con nosotros y te asesoramos sobre los mejores métodos de protección para tu vivienda.

te puede interesar