Vaselina en las mirillas: otro método para robar en las casas

Vaselina en las mirillas: otro método para robar en las casas

No cabe duda de que los ladrones siempre están intentando nuevas técnicas para asaltar las casas de los propietarios. El último método para robar ha estado ubicado en el lugar menos insospechado: la mirilla de la puerta de casa.

Así lo ha advertido la Policía Nacional en su cuenta de Twitter y desde Tecnicom te lo contamos. Al parecer, los ladrones están mucho más al tanto de saber si estamos en casa o no. Aunque no lo creamos pueden estar pendientes de saber si nos hemos ido de viaje con este tipo de método para robar.

“Si detectas estos testigos en tu puerta o vaselina en la mirilla… los cacos andan cerca. Cierra siempre con llave. ¡Toma medidas y 091!” es lo que rezaba uno de los tuits de la Policía.

Y lo cierto es que tiene sentido: si después de unos días no hemos retirado la vaselina de la mirilla puede significar o bien que no nos ha hecho falta mirar a través de ella o que simplemente nos hemos ausentado de casa unos días.

Lo que la Policía recomienda al respecto es revisar siempre la puerta de casa por si se diera el caso de haber vaselina en la mirilla o trozos de plástico transparente.

Técnicas de robo a tener en cuenta

Colocar vaselina en la mirilla es el método para robar más caseros que los ladrones tienen. También usan aparatos más tecnológicos como los inhibidores de frecuencia que lo que consiguen es congelar la función de las alarmas para que no les detecten.

Desde Tecnicom siempre estamos advirtiendo de estos inhibidores y por ello recomendamos una y otra vez nuestras alarmas cableadas porque con ellas no funcionan.

Los cacos también utilizan microcámaras en las mirillas y les permite saber qué hay dentro de casa y cómo es la cerradura.

Consejos para evitar el robo

Los consejos para que no nos roben suele ser esa teoría sabida por todos pero que nunca llegamos a cumplir del todo porque nos pensamos que nunca nos ocurrirá.

Por si acaso, en Tecnicom recomendamos que no difundas ni comentes con otras personas o en las redes sociales que te ausentarás de casa. Y si lo haces no digas tampoco cuándo vas a volver.

Si ves algo raro, avisa a las autoridades.

Lo malo que tiene ausentarse una temporada medianamente larga son las cartas que recibimos en el buzón. A mayor cantidad, más indicios de que no estamos entrando mucho en la vivienda.

Si disponemos de un aparato central desde el que podemos programar luces y persianas sería perfecto. Que parezca que hay movimiento disuade a los ladrones de entrar.

De no ser así, tanto para las luces o el tema de las cartas, tener un familiar o alguien de confianza que se pase cada dos días por la casa para llevarse el correo o simular que hay alguien dentro vendría genial.

Lo más importante de todo es poder confiar con unas medidas mínimas de seguridad. Según qué tipo de necesidad, podemos instalar una u otra pero siempre nos dará una mayor tranquilidad.

Por eso, si todavía no tienes tu hogar seguro al 100% y listo para eludir este tipo de método para robar contacta con nosotros y te instalaremos una protección totalmente personalizada a tus necesidades.

 

te puede interesar