Las técnicas de robo se perfeccionan cada vez más. Y es que los ‘amigos de lo ajeno’ están siempre desarrollando métodos de robo nuevos que les permitan conseguir su objetivo de entrar en nuestros hogares y hacerse con nuestras pertenencias.

Desde lo básico como romper la puerta o una ventana hasta técnicas mucho más modernas que utilizan las nuevas tecnologías. Por eso, debemos estar siempre atentos para proteger nuestro hogar frente a este tipo de amenazas. Para ello, desde Tecnicom os contamos las tácticas más habituales utilizados por los cacos.

Escalo: Uno de los métodos de robo clásico es acceder a una vivienda a través de una ventana tras haber escalado hasta ella o haber conseguido llegar hasta la azotea y haberse descolgado.

Resbalón: Tal y como suelen hacer los cerrajeros cuando nos dejamos las llaves dentro de casa, los cacos también pueden usar radiografías, o utensilios similares, para conseguir abrir la puerta.

Taladro: Las técnicas de robo se hacen cada vez más sigilosas. En lugar de romper directamente una ventana usan métodos mucho menos agresivos, pero igual de efectivos. Los ladrones utilizan un taladro para hacer un agujero en el marco de la ventana e introducir un alambre. Una vez introducido, se sirven de este para conseguir girar la manivela o accionar el mecanismo de apertura.

Imán: Dejarse las llaves de casa puestas por dentro también puede ser un gran peligro. Los cacos pueden usar un imán para hacer girar la llave desde el exterior y conseguir abrir la puerta.

Ganzúa: Con esta técnica se introducen una ganzúa en la cerradura para así manipular los sistemas internos de esta e inutilizarla.

Bumping: Otra opción de la que se sirven los ladrones es mediante una especie de llave maestra. Tras dale un pequeño golpe en la parte posterior se consigue saltar los cilindros del bombín y abrir la puerta de la vivienda.

banner-tecnicom4

Impresioning: Uno de los métodos de robo mas sencillo es introducir una lámina de aluminio deformable que consigue una impresión de las muescas de la llave. De esta forma se puede realizar una copia de esta y acceder al hogar sin ningún tipo de problema.

Inhibidores de frecuencia: Las nuevas tecnologías también se han puesto al servicios de los ‘amigos de los ajeno’. Utilizando estos dispositivos, que son ilegales, consiguen anular móviles y cierto tipo de alarmas que trabajan en la frecuencia GSM y radio.

Además, en muchas ocasiones cuando los ladrones deciden entrar en nuestro hogar es porque conocen de primera mano que no nos encontramos en él. Para ello, también existen varias acciones que les permiten saber nuestros horarios o rutinas.

Marcadores de plástico o monedas: Para conocer si es viable o no entrar en los hogares, los ladrones utilizan métodos como colocar marcadores de plástico en el marco de la puerta o monedas dobladas. Si al cabo de unos días, estos objetos continúan en el mismo sitio, significa que la casa se encuentra vacía.

Cámara en la mirilla: Los cacos también son capaces de desenroscar nuestra mirilla y colocar micro cámaras. De este modo, estudian nuestros movimientos y se aprenden nuestras rutinas para saber cuándo no estamos en casa.

Si quieres evitar sustos y hacer frente a cualquiera de estos métodos de robo, lo mas recomendable es tomar medidas seguras que mantengan a los ladrones alejados de nuestro hogar. Para ello, las mejores opciones son las alarmas para casa cableadas, sistemas conectados a una Central Receptora de Alarmas y alarmas de vídeo inteligente. Todas ellas son capaces de detectar presencias no deseadas y mandan señales que activan la alarma en la central donde se revisa lo que ocurre en tu hogar.

Si tienes alguna duda, contáctanos y estudiaremos las necesidades de protección de tu hogar.