Los robos a inmuebles también se clasifican según el método

Los robos a inmuebles también se clasifican según el método

En Tecnicom queremos mantenerte siempre alerta, ya que los ladrones nunca descansa, y menos ahora que está a punto de llegar el verano y las residencias habituales suelen vaciarse. Para estar prevenidos lo mejor es conocer las técnicas que podrían usar los asaltantes para cometer un robo según el tipo de inmueble, ya que pueden ser en villas, chalets, pisos, oficinas, negocios, naves industriales, talleres mecánicos, huertos o campos con sembrados.

Y es que aunque no lo creas, los robos también se clasifican por tipos, es decir que un asalto a un inmueble hay que clasificarlo de acuerdo a sus características.

Estos serían los principales y, de acuerdo al tipo de inmueble y sobre todo a su magnitud, cada uno aplica medidas de seguridad diferentes, que en ocasiones los amantes de lo ajeno burlan para conseguir su fin: entrar y robar.

Pero robar una casa no es lo mismo que hacerlo en una nave industrial, donde la seguridad debe ser mayor, porque suelen ser inmuebles con instalaciones grandes, con material o equipo de mucho valor, o bien un taller mecánico o un huerto que muchas veces no cuenta con cercas protectoras.

Cuáles son los tipos de robos según el tipo de inmueble:

Robos a casas, oficinas y negocios

En el caso de las viviendas, sean casas, chalets o incluso pisos, las técnicas para robar son varias, entre las cuales destaca una que últimamente se ha puesto de “moda” y que es conocida como “robo con ganzúa e hilo de lana”.

Para los ladrones, esta es una “técnica limpia”, porque se hace en silencio y sin provocar mucho ruido, ya que se utiliza un hilo de lana que se mete por el bombín con pericia y paciencia y que una vez dentro se manipula el sistema de bloqueo de la cerradura, moviendo los pernos para que los pistones salten, tal y como lo haría una llave normal para abrir la puerta.
Luego está otro método muy recurrido por los delincuentes, como es el bumping, una técnica muy usada para robar viviendas, con la cual sólo usan una llave especial y una herramienta que les permita dar unos golpecitos a la cerradura para alinear los pistones, lo que les permite liberar el giro de la llave, consiguiendo así acceder al sitio en poco tiempo.

Otro método muy usado en momentos de saqueo es el de “snapping”, que aunque se aplica a viviendas, suele ser más recurrido en saqueos de oficinas y negocios.

El “snapping” es una técnica más violenta, porque físicamente el caco arranca el cilindro de la cerradura, ya sea completo o a la mitad, lo cual le permite meter un destornillador al rotor, para luego girarlo y abrir la puerta.

banner-tecnicom8

En naves industriales, talleres mecánicos o chalets

Regularmente las empresas o talleres mecánicos ubicados en los polígonos, suelen llevarse una sorpresa cuando los delincuentes las “visitan”, ya que además de robarles material, dinero o equipo, les dejan un “recuerdo” por la técnica “drilling” que emplean, método que también usan en chalets que están ubicados en el campo, lejos de una población o de cualquier auxilio inmediato.

Este método deja huella, es relámpago y además agresivo por la forma que se realiza, dado que utilizan un taladro que lógicamente hace ruido, pero que les permite destruir el canal del cilindro por dentro.

De esta manera, rompen los pistones para llegar al rotor, que es el que controla la cerradura y que con una herramienta lo giran y abren la puerta, dejando un destrozo material.

Y por mucho que los ladrones se modernicen con nuevas técnicas de robo, hay quienes siguen recurriendo a las tradicionales, como es el forzar la cerradura de una puerta, romper la tela mosquitera de una ventana, torcer los barrotes de una reja o incluso hacer un agujero en una pared, método que es conocido como el “butrón”, y para el cual se utiliza martillo y maza.

Desde Tecnicom consideramos esta información sobre los robos según el tipo de inmueble fundamental para protegernos y mantener a salvo nuestras pertenencias, ya que sea en hogares o negocios. Por eso, contamos con la mejor protección, alarmas cableadas que se adaptan a las necesidades de forma personalizada y que nos garantizan absoluta seguridad frente a inhibidores de frecuencia.

te puede interesar