Estamos en temporada alta de robos en hogares. Enero, febrero y marzo son los meses preferidos por los ladrones para actuar. Por ello, desde Tecnicom, te recordamos que para proteger tu hogar y tus seres queridos de intrusos, además de invertir en un sistema de alarma cableada no inhibible, debes tomar una serie de medidas de seguridad que empiezan por hacerse con una buena puerta de acceso.

 

La sensación constante de inseguridad aumenta entre la población y cada vez son más las personas preocupadas por aumentar el nivel de protección en empresas y hogares. Es fundamental, por lo tanto, evitar los errores de seguridad más comunes que facilitan el trabajo a los ladrones. No solo basta un sistema de vigilancia para conseguir la máxima protección, la puerta de acceso constituye el primer elemento con que defendemos nuestro espacio. Te ayudamos a diferenciar entre una puerta blindada y una acorazada para que puedas elegir la que mejor se adapta a tus necesidades y a tu bolsillo. Aunque te adelantamos que la diferencia fundamental es que las primeras son puertas de madera reforzadas con hierro, mientras que en las segundas se trata de puertas de acero decoradas con madera.

 

Puertas blindadas

 

Aunque su instalación en domicilios particulares ha aumentado notablemente en los últimos años, son las que más se usan en oficinas y comercios. En su versión más sencilla, oscilan alrededor de los 400 euros. Estas puertas están compuestas de madera y una chapa de acero de dos milímetros de grosor en las dos caras para conferir mayor robustez a su estructura. Estas planchas de acero en el interior de la puerta, evitan el empleo de palancas para forzar su apertura. Los materiales utilizados en su fabricación la convierten también en un buen aislante acústico, además de proteger de fuego, humo, gases y calor.

 

Las llaves suelen estar fabricadas a medida para cada puerta, por lo que resulta defícil hacer copias de las llaves. Por ese motivo, con la instalación se hace entrega de cinco copias de la misma. Como prevención ante olvidos o pérdidas, te recomendamos dejar un juego bajo la responsabilidad de una persona de confianza, ya que sin la llave estas puertas solo se pueden abrir rompiendo la cerradura y parte de la placa de acero.

 

En general, la cerradura de las puertas blindadas tiene un cilindro que impide su estracción con ganzúas y taladros y, según el tamaño de la puerta blindada y el modelo elegido, pueden llegar a soportar hasta 500 kilos. En cualquier caso, los expertos recomiendan siempre emplear una cerradura con doble escudo de seguridad.

 

Con la versión más sofisticada, al cerrar con llave la puerta se bloquea por los cuatro lados: las barras de acero de su interior se mueven hacia cerradura, visagras, suelo y techo.

 

Puertas acorazadas

 

Se trata de una puerta cuya hoja y marco están hechos de hierro o acero recubierto de un panel de madera para darle una apariencia más estética y acogedora. Contienen diversas aleaciones  y los llamados rigidizadores que se insertan en la superficie de la puerta para mantener la solidez de las chapas de acero. Además, sus bisagras están reforzadas para impedir su abertura con palancas y sierras. El único inconveniente, su precio que oscila alrededor de los 1.200 euros. 

 

Estas son, por tanto, las puertas más resistentes pero hay que tener cuidado porque no todo lo que se vende por ahí bajo esta denominación ofrece el mismo nivel de protección. Últimamente hay ofertas de puertas acorazadas a precios mucho más bajos de lo habitual. Estas son más fáciles de abrir ya que para abaratar costes emplean elementos de baja calidad para el cilindro, el escudo protector y las llaves. Si lo que buscas es una puerta acorazada, en Tecnicom te aconsejamos no dejarte llevar por estas promociones porque está en juego la calidad de protección de tu negocio o de tu vivienda. 

 

La realidad es que, ante el abaratamiento de las puertas blindadas, las acorazadas se utilizan principalmente en lugares que contienen objetos de gran valor o espacios donde se celebran eventos especiales.

 

lamejor manera de evitar el bumping

 

Una vez tomadala decisión de que puerta instalar, queremos hacer incapié en la importancia de escoger un bombillo de alta calidad que brinde protección anti-ganzúa, anti-taladro y anti-bumping, así como un escudo de protección.

 

En Tecnicom velamos por tu seguridad y, por ello, en nuestro blog encontrarás todo tipo de trucos y consejos para preservar el bienestar de los tuyos.